Blog
Feb 07

¡Guisantes, esa legumbre fresca tan energética!

Aquí estoy, empieza la temporada de los guisantes, y claro, no podía dejar de hablaros un poco de ellos.

A mí, particularmente, me traen muy buenos recuerdos, me hacen retroceder a mi infancia, grandes momentos con mi madre, en la cocina de casa, subida a un taburete alto, y ayudándola a desgranar una montaña de guisantes para cocinarlos después. ¿Y a que no sabéis que hacía? Pues sí, comérmelos mientras los desgranaba, me encantaban (y aún me siguen gustando crudos), hasta que mi madre me sacaba de la cocina porque si no, no iban a quedar suficientes para cocinarlos. ¡Qué buenos recuerdos!

Los guisantes son de la familia de las leguminosas, sí, como las lentejas o los garbanzos, pero frescos.

Son pequeñas bolitas verdes energéticas, ricas en proteínas, fibra, así como vitamina C, K y B.

Tienen la gran virtud de combatir rápidamente el hambre, pues con 150 gramos de guisantes ya limpios (el equivalente a 350 gramos con vaina por desgranar) tendríamos suficiente para saciarnos.

Para que os animéis a saborear un pedacito de mis recuerdos, os pongo la receta que siempre cocinó mi madre y que yo sigo haciendo en casa. Algunos que tenéis mi libro “Para que tú cocines“ ya la habréis puesto en práctica, pero para los que no, aquí os la dejo.

GUISANTES CON JAMÓN Y HUEVO DURO // 1 pax

  • Dos lonchas de jamón en dulce
  • Un huevo duro
  • Una cebolla pequeña
  • Guisantes frescos (200gr)
  • Pimentón rojo dulce

En una cazuelita no demasiado grande pon un poco de aceite de oliva (unas dos cucharadas soperas) y una cebolla picada pequeñita, y con el fuego bajito deja que se dore la cebolla. Cuando empiece a estar transparente, le añades el jamón en dulce cortadito a trozos pequeños y deja también que se dore.
Entonces échale una cucharadita (de café) de pimentón dulce, dale rápidamente una vuelta y pones los guisantes. Añade agua hasta cubrirlos bien. En el momento en que empiecen a cocer, les tienes que añadir la sal, dejando que cuezan diez minutos y finalmente añádeles el huevo duro troceado, dejándolo cocer cinco minutos más, y ya estarán listos para comer.

Si te ha gustado la receta y quieres aprender más, pero comienzas de cero, este es tu libro. “Para que tú cocines” es un manual de supervivencia e iniciación en las artes culinarias básicas para quién no se había atrevido aún a “pelearse” con los fogones.

Compra el libro a través de este enlace.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.