Época de coles, desintoxicantes y anticancerígenas

Ahora, en invierno, es su mejor momento, y deberíamos saber que los compuestos azufrados de las coles, al digerirlos, se transforman en anticancerígenos y desintoxicantes. Por eso hay que aprovechar para comerlas a menudo durante estos meses.

Pero cuando pensamos en las coles muchos sentimos amor y odio. Por un lado, sabemos la cantidad de nutrientes que nos aporta y lo beneficiosas que son para nuestra salud, pero por otro, no podemos dejar de pensar en su aroma y su sabor intenso. Vamos a intentar reconciliarnos con esos pequeños problemas.

En el mercado podemos encontrar diferentes variedades de coles, pero hay seis que son de destacar por sus propiedades excepcionales:

1. Coles de Bruselas (pequeñas y de color verde): apoyan el buen funcionamiento del corazón.

2. Col lombarda (de color rojo brillante): es especial, no solo por su color sino porque contiene cianidinas, que protegen nuestros glóbulos rojos y todo nuestro sistema cardiovascular.

3. Kale o berza (verde y con hoja rizada): es la variedad con más concentración de nutrientes.

4. Pak Choy, la col china (visualmente parecida a una lechuga): gran fuente de vitaminas A y C.

5. Col brotonera (en catalán, espigalls): con un gran tallo y menos hojas.

6. Romanesco, una joya de la naturaleza que nos desentoxica.

Por otro lado, encontramos la coliflor y el brócoli -de estas dos son las flores la parte que se consume- y la col valenciana o repollo, de hoja verde y plana. Estas tres son las más comunes en nuestro país.

Las coles contienen pocas calorías, mucha fibra y un alto contenido en agua, por lo que resultan perfectas para los que quieren comer más ligero o adelgazar tras las Navidades. Además, contienen hidratos en pequeñas proporciones, y son unas de las hortalizas que presentan más proteínas en su composición. Sumado a esto, las coles son fuente de vitaminas y minerales importantes para la salud de nuestro organismo.

Write a comment

*