¿ Por qué el exceso de fibra no es bueno para nuestra salud ?

La OMS recomienda una ingesta de fibra de entre 27 y 40 gr al día. Pero la gran mayoría de las personas no llega a consumir diariamente la cantidad recomendada, especialmente en España.

La falta de fibra es un problema, pero el exceso puede acarrear consecuencias perjudiciales, y a esto no se le presta demasiada atención.

Alterar nuestras costumbres, incrementando bruscamente el consumo de fibra -unos 70 gramos al día-, manteniendo a su vez dietas con un alto contenido de ella, puede desencadenarnos síntomas desagradables.

Deberemos ir aumentando progresivamente su ingesta para que nuestro tracto intestinal se acostumbre poco a poco a la aparición de fibra, que debe ir acompañada de una ingesta de agua correcta.

Normalmente el exceso de fibra se manifiesta con molestias digestivas, flatulencias, diarreas, gases, inflamación abdominal, etc, que se producen debido a una fermentación de la fibra por las bacterias anaeróbicas en el colon. Al mismo tiempo puede suceder que, si consumimos demasiada fibra sin la suficiente agua, provoquemos el efecto contrario: estreñimiento. Y, en algunos casos, puede llegar a producirse una oclusión intestinal.

Además de todas estas molestias a nivel digestivo, un exceso de fibra, a largo plazo, puede hacernos disminuir la absorción de minerales importantes para el organismo, como el calcio, el hierro y el cobre.

Otro de los grandes errores que cometemos es dejarnos llevar por los productos envasados o procesados anunciados como ricos en fibra, ya que no toda la fibra es igual y su procedencia puede ser determinante. Los productos envasados pueden haber sido sometidos a procesos mecánicos o culinarios que modifican su estructura y la reducen respecto a la que debería tener si lo consumiéramos de origen.

Por eso, los dietistas-nutricionistas hacemos hincapié -y yo en especial- en el consumo de frutas y verduras frescas, de temporada y, a poder ser, de cercanía, ya que son las que mantienen las cualidades óptimas para nuestra alimentación.

Write a comment

*