Blog
May 10

Menopausia: ¿Debemos cambiar nuestra alimentación?

Todos sabemos que cuando las mujeres dejamos de menstruar se producen muchos cambios hormonales y, a su vez, aparecen muchas consecuencias relacionadas con dichos cambios, lo que nos genera ciertas repercusiones a nivel metabólico y, por supuesto, nutricional.

¿Como los podemos mejorarlas con la alimentación?

• Cambios en nuestro estado anímico e insomnio: si tomamos chocolate negro, leche caliente con canela, plátano o nueces notaremos una mejora en nuestro bienestar emocional, una cierta relajación y, además, aumentaremos la producción de serotonina.

• Falta de energía: si te notas cansada, un truco será repartir en pequeñas tomas tus comidas del día, haciendo entre 5 y 7 comidas, pero evitando, eso sí, los alimentos que puedan empeorar esa situación, como son los azúcares y las bebidas estimulantes como el café o el té.

• Descalcificación ósea: debido a que los estrógenos tienen un efecto protector de nuestros huesos, y en esta etapa los dejamos de producir, pueden desencadenar una pérdida de masa ósea. Así que deberemos tomar alimentos con un alto contenido en calcio (leche, yogurt, almendras, brócoli, col o naranjas) además de disminuir la ingesta de sal y asegurarnos un aporte correcto de vitamina D. Y, por supuesto, evitaremos los productos descalificantes como el azúcar y las bebidas carbonatadas.

• Mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, ya que normalmente tiende a subir el colesterol: deberemos seguir siempre una dieta cardiosaludable con aceite de oliva, frutos secos, algo de aguacate, evitando los quesos, los embutidos y todo tipo de productos procesados (patatas fritas, barritas de cereales, galletas, etc.).

• Aumento de peso y, además, redistribución de la grasa corporal: hay que vigilar lo que comemos, ya que la gran mayoría deberíamos mantener una dieta hipocalórica durante los primeros años de la menopausia, hasta conseguir estabilizarnos.

• Pérdida de masa muscular: no podemos dejar de comer proteínas magras (conejo, pollo, pavo, pescado blanco) y además debemos hacer ejercicio físico regular.

• Por último, la temida retención de líquidos: lo correcto será tomar poca sal, verduras ricas en fibra, beber suficiente agua y, cómo no, hacer ejercicio físico.

¡¡Espero haberos dejado unas pautas bien claras!!

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.