Blog
Feb 22

Agua cruda, la nueva moda

Hace unos días llegó a mis manos un artículo sobre una nueva moda surgida en Estados Unidos, concretamente en Silicon Valley y que, además -como no podía ser de otra manera-, está triunfando: beber “agua cruda”.

Por supuesto, yo no tenía ni idea de qué me estaban hablando y seguí leyendo para poderme enterar, y cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que esta agua no es más que agua sin tratar y sin analizar.

Pero no nos engañemos, esto ya existía. Hay aguas en el mercado envasadas directamente de manantial, que se venden como agua mineral natural, y que además podemos encontrarlas en los supermercados a muy bajo precio. ¡Pero ojo! Estas son aguas no tratadas, pero sí analizadas, y por eso sabemos que son aptas para beber y seguras a nivel de salud pública.

Mientras que esta “agua cruda” no está ni tratada ni analizada, y ahí radica la diferencia, pues no podemos saber si es segura o no, a lo que hay que añadir que se está vendiendo mucho más cara que un agua normal.

¿Qué nos esta pasando? ¿Cómo podemos poner algo así de moda si puede poner en riesgo nuestra salud?

Pues, como la mayoría de las modas, algunos sectores han empezado a atribuirle a esta agua propiedades especiales: dicen que tomándola nos impregnamos de la energía de piedras preciosas, o que el agua que hasta ahora consumíamos lleva tóxicos y nos hace volvernos dóciles “para que así nos puedan controlar los gobiernos”, y muchas más tonterías.

Si retrocedemos en los años, veremos que la potabilización del agua ha sido el mayor avance en salud pública de la historia. En siglos pasados, por culpa de las aguas contaminadas, tuvieron lugar las epidemias de cólera más mortíferas y también otras muchas enfermedades que se contagian por el agua como la fiebre tifoidea, la disentería o incluso la poliomielitis.

¿Cómo es posible que gente con un elevado nivel cultural pueda estar rechazando el tratamiento del agua?

Actualmente la carencia de agua potable en el mundo está provocando la muerte de 3,5 millones de personas cada año.

Por favor dejémonos de esnobismos, no deja de sorprenderme que haya gente que crea en estas tonterías. Eso sí, todos ellos teniendo a su alcance agua potable y un buen seguro médico. ¡Y claro, así no hay nada que temer!

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.